lunes, 3 de marzo de 2008

EL PENE

Origen del mito

Los mitos y leyendas creadas a través de los tiempos han hecho creer que el tamaño del pene está directamente relacionado con las proezas sexuales y la virilidad de los hombres.

En la actualidad, los mensajes publicitarios, las revistas y películas particularmente las pornográficas nos venden un modelo de pene de gran tamaño, superior al promedio (como los senos de las mujeres).

Vivimos en una sociedad “penecrática”, en donde el pene es considerado un órgano noble, mágico, poderoso y de capital importancia. Es por eso que los hombres se preocupan por saber si su pene tiene un tamaño normal.

La mayoría de los hombres se preocupan por el tamaño de su pene. Muchos creen que su pene es más pequeño que el promedio, y debido a esta angustia irracional crean un complejo de inferioridad sexual que los hace sentirse ineptos sexualmente y los lleva incluso hasta privarse de todo placer físico.

¿Las mujeres siempre piden penes más grandes?

Aunque sabemos que en realidad no ha sido así siempre y que gracias a la influencia de los medios de comunicación crece esta tendencia entre las mujeres, para sobresalto de los hombres “normales”, sabemos que los hombres de talla grande son en realidad grandes excepciones en la vida y si no, veamos lo siguiente:

Cuando usted adquiere videos porno siempre notará que las actrices se renuevan constantemente, ello en beneficio del observante que aprecia más bellezas. Sin embargo, si mira usted del lado de los actores, éstos en realidad siguen siendo los mismos a lo largo del tiempo.

¿La razón? No hay penes grandes y los que están en el mundo Triple X lo están porque son excepcionales y además pueden aguantar erecciones por más de una hora, tiempo promedio de filmación de una escena de 10 minutos. Ron Jeremy, Rocco Siffredi, Harry Reems, John Holmes y otros son fenómenos que tuvieron y tienen una longevidad extraordinaria en los plató de las productoras.

Ellos muestran al mundo sus grandes penes y a los espectadores se les hacen monumentales, creyendo muchos que pueden rebasar los 25 cm., pero la realidad es otra.

Por ejemplo, ¿sabe usted cuanto mide el pene de Ron Jeremy, ese gordito peludo?. La mayoría apostaría a que es un fenómeno de 25 cm. o más, pero no es así. Este ser que espanta en las películas apenas mide 21.5 cm. de largo y 5 cm. de diámetro.

El afamado Rocco, admirado por las mujeres por su belleza latina y pródigo en el sexo anal rudo, tiene un pene de 22 cm. de largo y 6 de diámetro.

El gran fenómeno actual es un hombre de raza negra llamado Lexington Steel cuyas medidas andan en los 29 cm., al grado que nadie le compite hoy en día. Sólo en el pasado le superaron John Holmes (quien murió de sida) con 31 cm., y otro hombre, también de raza negra, Mr. T. con 40 cm. (en este caso no llega a tener erecciones).

Estos son los fenómenos del mundo porno, que al estar dotados de un sexo grande, los actores se convierten en un símbolo de virilidad. Lo cual es un mito.

En Europa donde la media en estatura de los hombres es de 1.75 a 1.80 m., el pene va de los 13 a los 16 cm. En México donde la media de estatura es de 1.60 a 1.70 m., la media en el pene es de 11 a 14 cm. Sólo los árabes que por generaciones han utilizado la técnica del “Saundanese”, (técnica para alargar el pene) tienen penes de 18 a 21 cm.

En el caso femenino son los senos los que han desarrollado esos mismos criterios de admiración, aunque el bombardeo publicitario haga sentir mal a las mujeres por no tener senos titánicos como muchas estrellas porno.

Realidad

La gran mayoría de los hombres que viven afligidos por su “pequeñez” poseen un pene normal. Los penes en reposo tienen grandes diferencias en tamaño de un hombre a otro, sin embargo, las diferencias son mínimas en erección. Sucede que los penes pequeños tienden a crecer mucho con la erección (85%), mientras que los penes largos sólo aumentan un poco (47%) Llega incluso a ocurrir que un pene más chico alcance en erección un tamaño superior al de quienes tienen un miembro más grande en reposo.

La longitud también varía dependiendo de las circunstancias: el pene se torna temporalmente más corto después de un vigoroso ejercicio o tras haber permanecido en agua fría. Los obesos parecen tener un miembro chico, pero únicamente es un efecto óptico producido por el abdomen protuberante.

En reposo la longitud del pene oscila entre 4 y 8 cm., con un diámetro medio de 2.8 cm. Cuando se halla erecto su tamaño promedio es de 15 cm. de largo y 3.8 cm. de diámetro.

No existe relación alguna entre el tamaño del pene y las proezas sexuales o la virilidad de un hombre. Tampoco se ha encontrado relación entre la estatura, el tamaño del pie, de la nariz, de las manos, de los dedos o el volumen del cuerpo con el tamaño del pene.

En el sexo..., ¿Realmente importa el tamaño del pene?

Si tú eres del tipo de hombre machista, egoísta o puritano, que sólo le interesa su satisfacción personal y poco o nada la de su pareja, que únicamente practicas el sexo en la posición tradicional y que siempre es igual de aburrido y tedioso para tu pareja; entonces la respuesta para ti es que “las mujeres no quedan más o menos satisfechas sexualmente según sea el pene largo o corto, pues la vagina sólo tiene sensibilidad importante en los primeros cinco centímetros (donde se localizan muchas terminales nerviosas)”. Con esta respuesta habremos satisfecho tu ego masculino y podrás seguir viviendo tranquilamente en la ignorancia.

Si tú eres del tipo de hombre que ha dejado a un lado el machismo, el puritanismo y el egoísmo y que además de preocuparte por la satisfacción de tu pareja, gozas al ver a tu pareja “disfrutar y orgasmar”, entonces te diremos que además de las tradicionales fuentes de estimulación y placer de una mujer que se concentran en el clítoris y en los labios en torno a la vagina, que se hallan en la parte externa, existen también el “Punto G” y el “Noveno Orgasmo”.

Durante la relación sexual, además de la longevidad y grosor del pene, es muy importante la forma de utilizarlo, el tiempo de duración, la calidad de los preámbulos eróticos, la relación amorosa de la pareja y por supuesto, la sensibilidad y habilidad del hombre como amante. Para la mujer es mucho más importante el grosor que la longevidad.

Un pene grueso (de 4.5 a 5 cm. de diámetro) llenará su cavidad vaginal y por lo tanto el contacto con los puntos nerviosos será completa, lo que le ocasionará estimulación constante para llegar al orgasmo. Un pene corto (menor de 17 cm.) no podrá llegar al “punto G”, mientras que un pene muy largo (mayor a 18 cm.), le producirá dolor y posiblemente un desgarre (dependiendo de la posición y fuerza con que se introduzca), ya que la profundidad promedio de la cavidad vaginal es de 17 cm.

2 comentarios:

Ernesto A dijo...

Chaz si un pene corto (menor a 17 cm) no llega al punto G...y en europa el largo llega apenas a 16¡?, nadie llega al punto g?

fernando dijo...

apoyo a ernesto... jajajajjajajajaj